Boletina Chilena2022-03-14T14:25:35+00:00

Boletina chilena (1984*-1987*)

Durante los años 80, las diversas organizaciones sociales que luchaban contra la Dictadura comenzaron a articularse en plataformas más amplias y transversales. De este modo, y en el contexto particular del emergente movimiento feminista y de mujeres, nació la coordinadora MEMCH 83’. Con la participación de líderes históricas como Elena Caffarena y Olga Poblete, el grupo tomó su nombre del Movimiento Pro-Emancipación de la Mujer Chilena —organización fundada en los años 30 para luchar por el sufragio femenino—, pero agregando el 83’ para diferenciarse de sus predecesoras. De acuerdo a su Declaración de Principios, esta coordinadora buscaba mancomunar el esfuerzo de diversas organizaciones de mujeres para sumar fuerzas a la lucha por la democracia, promover la acción conjunta para eliminar todas las formas de discriminación contra la mujer, y vincular a las mujeres chilenas con el movimiento femenino internacional y su lucha por la paz y la armonía con el ambiente natural.
En su calidad de coordinadora, el MEMCH 83’ agrupó a distintos grupos y colectivos de mujeres, los que se reacomodaron con el pasar de los años. Inicialmente fueron alrededor de 26 organizaciones de mujeres las que se hicieron parte del movimiento, pero la multiplicidad de visiones y estrategias respecto a cómo derrocar la dictadura y superar las condiciones de subordinación de la mujer les impidieron llegar a acuerdos, lo que finalmente propició la salida de distintas organizaciones, incluyendo al Movimiento Feminista. Finalmente, la coordinadora quedó integrada por siete organizaciones: Comité de Defensa de los Derechos de la Mujer (CODEM), Mujeres de Chile (MUDECHl), Unión Chilena de Mujeres (UCHM), Agrupación de Mujeres Democráticas (AMD), Unión Popular de Mujeres «Rosario Ortiz» (UPM), Frente de Mujeres «Juanita Aguirre», y Acción Femenina. 
Sin duda, esa diversidad de voces está presente en las páginas de Boletina chilena, el órgano de comunicación del MEMCH 83’, que de acuerdo a nuestras estimaciones se publicó entre 1984 y 1987 (posteriormente la organización editó La Boletina, al menos entre 1989 y 1990). Con un total de 15 números —casi todos de 20 páginas—, Boletina chilena se destacó por su particular estilo gráfico y la continuidad de su formato. Los números fueron impresos en tinta de un solo color, que cambiaba en cada nueva edición. Además, hicieron un uso gráfico deliberado de la letra manuscrita para los títulos, que con su plasticidad y diversidad de estilos y tamaños contrastaba con la letra mecanografiada del cuerpo de los textos. Esta boletina, cuya periodicidad iba de los dos a los tres meses, fue fundamental a la hora de difundir las actividades y promover las luchas de la coordinadora, recogiendo y amplificando esa multiplicidad de voces. Este carácter polifónico se puede observar en páginas como las que reproducen discursos y testimonios de participantes de diversos encuentros, las que utilizan organizaciones miembro para dar cuenta de sus procesos políticos, y las que comentan los saludos y las cartas que llegan desde diversos territorios en Chile y el exterior. En este sentido, unas de las secciones más notables de Boletina chilena son “Las mujeres escriben”, en que destacan nuevos libros escritos por mujeres; y “Prensa alternativa de mujeres”, que comenta brevemente los números que van saliendo de diversas boletinas y revistas de mujeres, y que destaca el “magnífico logro de mujeres el aumento de sus órganos informativos, la variedad de materiales y el creciente interés por esclarecer la problemática de la mujer”.
Boletina chilena incluía siempre una serie de páginas con información muy detallada y completa sobre la presencia y las actividades sociales, políticas y culturales de las mujeres en los diferentes territorios. Así mismo, publicaban constantemente las conclusiones de diversas jornadas y encuentros, así como extractos de documentos clave para el movimiento. Entre ellos encontramos la “Plataforma de la mujer”, en la que el MEMCH 83’ plasmó sus principios generales, como la lucha contra el sexismo y la milenaria opresión patriarcal a las mujeres, y donde señaló que “No es posible una sociedad democrática sin la real democratización de la condición de la mujer”. Entre los temas más recurrentes de los textos está la denuncia del hambre y la pobreza, así como de la represión y la tortura, especialmente la dirigida contra mujeres, a través de crónicas, editoriales y testimonios de víctimas de la dictadura. Por otra parte, solían incluir noticias breves sobre los avances de la organización y lucha de las mujeres de los demás países latinoamericanos, en línea con sus principios internacionalistas. En definitiva, podemos decir que Boletina chilena se convirtió en una herramienta clave para la coordinación entre las diferentes organizaciones que formaban parte de MEMCH 83’ y que se transformó en un testimonio vivo de los dolores, anhelos, y la lucha y organización de las mujeres.

Cómo citar este texto:

Schroder, Daniela, Valentina Salinas y Luz María Narbona. «Vamos mujer». Boletinas feministas. http://boletinasfeministas.org

Ir a Arriba